estudio-y-trabajo

Estudiantes que trabajan: cómo equilibrar el estudio y el trabajo

Estudiantes que trabajan: cómo equilibrar el estudio y el trabajo

Los estudiantes que trabajan y estudian parecen disfrutar de cada “comodidad”. Mejoran su formación y al mismo tiempo son capaces de mantenerse a sí mismos.

Sin embargo, no es tan fácil como parece. Probablemente representan dos de las actividades más difíciles de conciliar. Por eso es fácil preguntarse cómo es posible ir a la universidad manteniendo intacta la carrera.

Claro, puede optar por apuntarte a cursos en línea, como un curso de corretaje de propiedades.

Sin embargo, unos pequeños cambios en tus hábitos pueden mejorar significativamente sus habilidades de administración del tiempo y orientarte en la dirección correcta. Veamos ahora algunos consejos útiles al respecto.

Procura una buena gestión del tiempo

Establece un plan diario o semanal y asegúrate de reservar tiempo para sus estudios diarios. Intenta cambiar tus horarios de estudio para compatibilizarlos con tus otros compromisos, como la familia, el deporte, etc.

Considera y acepta el hecho de que algunos de tus fines de semana deberán dedicarse al estudio.

Dependiendo de tu compromiso y la necesidad de dormir, estudiar el sábado o el domingo por la mañana. Podría ser una buena opción para permitirte tener algo de tiempo libre más tarde para dedicarlo a la familia, deportes, amigos u otras actividades.

Automotivarse y mantenerse en contacto con tus compañeros

Utiliza el correo electrónico u otros medios de comunicación para compartir ideas y estudiar temas con colegas en una universidad. Tanto en el estudio como en el trabajo, puede ser fácil perder la motivación sin tener un contacto constante con los compañeros.

Establece metas y recompensas por lograrlas…

Este es un gran hábito de automotivación. Se puede considerar un gran objetivo, por ejemplo, poder encontrar tiempo libre entre el trabajo y el estudio.

Obtén ayuda de familiares y amigos

Es fundamental contar con el apoyo de las personas más cercanas a ti. Habla con tu pareja, familiares y amigos antes de embarcarte en un nuevo curso y hazles entender por qué esto es tan importante para ti.

De esa manera, sabrán que no siempre tendrás suficiente tiempo para dedicarles, al menos tanto como quisieras. También pueden brindarte apoyo práctico, como ayudarte más con las tareas domésticas o invitarte a cenar si ha estado demasiado ocupado para hacer las compras semanales.

Encuentra una posición de trabajo cómoda

Utiliza todo lo que pueda ayudar a tu concentración: horarios, tus metas escritas en una hoja de papel, bolígrafos de colores, un lugar de trabajo cómodo y tranquilo. Piensa también en el momento del día en que estudias mejor o te sientes más concentrado. Para algunas personas, puede ser temprano en la mañana.

Prepárate para decir NO

Debes estar preparado para decir no a las solicitudes que normalmente hace en casa o en el lugar de trabajo. Recuerda, es igualmente necesario e importante cuidarte y el otro compromiso que has adquirido: estudiar.

Recuerda, valdrá la pena. Cuando eres un trabajador y un estudiante al mismo tiempo, debes dejar en claro a tus amigos y familiares que no tienes tiempo que perder y que no quieres que te molesten a menos que sea de vida o muerte. Evita todo lo que le distraiga.